miércoles, 27 de marzo de 2019

Tarta de galletas o tarta de los tres días.


Tarta de galletas de la abuela.



Gracias a l@s qué seguís aquí después de tanto tiempo, me es difícil acceder desde el teléfono, pero sigo publicando en Facebook, para quien le apetezca ver mis elaboraciones saladas.

Hoy os traigo otra receta antigua “la clásica tarta de cumpleaños de muchos de nosotros cuando éramos pequeños”, allá por los años 70/80/90 se hizo muy popular, así que es rarísimo quien en su niñez no la haya comido en más de una ocasión. 

Elaborada sin horno, galletas y paciencia “ya que se tardaba días en lograr ésta delicia” por eso en muchos hogares se la conoce cómo LA TARTA DE LOS TRES DÍAS. También se le llama TARTA FABIOLA.

Much@s ya la habréis hecho muchas veces, hay temporadas que salen por todos los blogs;                                                               
Pero para quien no la conozca, aquí os dejo un paso a paso para que veáis lo fácil de hacer que es.

Incluso quien no es muy ducho en la cocina, puede quedar como un experto con éste tipo de receta fácil.

Yo tengo un recuerdo de muy niña de ésta tarta, que aunque se ha puesto de moda en los últimos años, ya la hacían en el siglo pasado, tal vez incluso mucho antes de nacer yo.

* Mi barrio era el clásico barrio obrero y humilde, donde TODOS los vecinos nos conocíamos y eso que es posible que fuéramos más de 200 vecinos.

Para ser un gran barrio de muchas casas, teníamos la suerte de que nuestras calles eran como un callejón sin salida, una sola entrada y salida daba acceso a cuatro calles; en esos años había pocos coches y como solo entraban al barrio los vecinos para aparcar, no teníamos mucho peligro los niños y niñas para jugar allí a lo que quisiéramos: futbol, béisbol, pelota, a la cuerda, a la goma, al truque, al bote botero, al rescate, al balón prisionero, al escondite, a las cartas, etc…..

Había mil juegos de grupo que todos conocíamos, donde tanto niños como niñas "todos juntos" pasábamos entretenidos las cortas y frías tardes de invierno, igual que en las tardes de verano y muchos fines de semana.

Algo raro de encontrar hoy en día, vemos a nuestros jóvenes atados al móvil y ya ni hablan entre ellos (qué pena, se pierden no sólo una experiencia increíble, el valor de la amistad verdadera).

El caso es que en mi barrio siempre había amig@s con los que jugar "o pelear" que también hemos peleado muchas veces. 

Recuerdo que de mi edad, año arriba, año abajo, éramos hasta treinta chaval@s. 
Han salido varias parejas de aquellos que fuimos niñ@s y vecin@s en esos años.

Éramos como una gran familia. Cuando sabíamos que alguien estaba enfermo, fallecía un familiar o había nacido un vecino nuevo, allí estábamos todos, nos preocupábamos los unos de los otros. 
Verdadera vecindad, cosa que me da una pena intensa haber perdido, hoy en día incluso no se conocen los vecinos de un mismo portal o urbanización. 
Aquí donde vivo en la actualidad, un pequeño pueblo de poco más de 2000 habitantes, aún existe, pero se está perdiendo a pasos agigantados, culpa de las prisas con las que hoy vivimos. 
NO POR VIVIR MÁS DEPRISA, VAS A LLEGAR ANTES A TU DESTINO.

Mi madre era una gran cocinera y por supuesto que cuando llegaban los cumpleaños, siempre hacía algo para merendar todos los amig@s y vecin@s juntos; también nos preparaba muchos dulces caseros, los que mejor se le daban eran los dulces de sartén, también hacía un arroz con leche DELICIOSO.

Pero si queríamos tarta, eso ya era un lujo. Nos hacía rosquillas, empanadas, perrunillas, algún flan, etc…. Que junto a unos buenos bocadillos, alguna que otra tortilla y cómo excepción por ser “nuestro cumpleaños” algún refresco de naranja, limón o cola, teníamos un cumpleaños la mar de completo. 
Aunque también tengo que decir que mi cumpleaños, por ser en las fechas que es, no siempre se ha podido celebrar, pero no importa, cualquier ocasión era buena para juntar a l@s amig@s para merendar en casa.

Siempre estaré orgullosa de que dentro de su humilde situación de familia numerosa, éramos la envidia de much@s, en aquellos años donde se vivía muy ajustados económicamente.

Nada que ver con los cumpleaños de l@s niñ@s hoy en día, que poco más y parecen una comunión, jejejeje.

Teníamos una vecina de mi portal, arriba, en el cuarto A, la señora Custodia, casada con un paisano, Felipe. 
Cuando llegaba el cumpleaños de sus niñas, siempre junto a la abuela le preparaban ésta tarta. 
Alguna que otra vez he subido a ayudarla, ya que desde muy pequeña he sentido inquietud por saber cómo se hacían los dulces y de paso aprender.

Este tipo de tartas la recuerdo desde que tengo uso de razón. 
Unas veces o depende de cuál de las niñas cumpliese años, la hacía rellena con chocolate, ummmm. 
Otras veces la hacía con natillas de huevo y adornaba con un poco de chocolate y coco rallado por encima, incluso sin chocolate y adornado con anises de colores. 
Alguna que otra vez se le ocurría colocarlas en forma de brazo de gitano y lo cortaba al sesgo, pareciendo un brazo verdadero, lleno de ricas capas.

Esta abuela tenía un truco personal y que es cómo yo la hago siempre: le añadía una chispita de anís a la leche que usaba para remojar las galletas, que yo me zampaba con mucho gusto cuando sobraba una mijina después de remojar las galletas, jejejejejejejejee

El caso es que esta tarta queda la mar de bien, tenga el tamaño que tenga y le pongas lo que le pongas, da lo mismo si te entretienes en hacer una bonita decoración o la dejas simple: ESTÁ BUENISIMA DE VERDAD. .

Hay que hacerla con paciencia, ya que hay que darle tiempo para que cuaje y endurezca, para luego poder adornarla y por supuesto, para que cuando se va a cortar, no se desmorone entera.

Pero que eso no os eche para atrás, DE VERDAD ES MUY FÁCIL DE HACER.

Por eso la llamo la tarta de los tres días
El primero para hacer el montaje; preparar las cremas; remojar las galletas y meter todo en una fuente.
Es muy necesario el reposo en frigorífico de al menos 24 horas, no es necesario ponerle peso encima, pero sí hay que intentar guardarla muy bien tapada para que no coja ningún aroma extraño del resto de alimentos que podamos tener en el frigorífico. 

El segundo día toca desmoldar para decorar: yo suelo cubrir con chocolate o ponerle trocitos de galletas y de chocolate, o coco rallado; y de nuevo al frigorífico otras 24 horas mínimo para poder cortar en perfectas porciones.
El tercer día, el mejor: A disfrutarla.


Esta tarta se la dedico a ésas niñas, las hermanas Piñero, de Pozuelo de Alarcón, Madrid, donde nací y viví toda mi niñez: INÉS, PILI, SUSANA, CRISTINA Y LA PEQUEÑA MARI CARMEN. Con mucho cariño de vuestra antigua vecina.


Tarta de galletas
Preparar el molde que queréis usar, cubrirlo con papel de aluminio o papel de horno por encima, o film transparente para que sea fácil desmoldar.

Para 16 raciones he usado este molde rectangular de 35×25, aunque he de decir que uséis el molde que tengáis en casa, incluso sirve un taper de plástico.

Ingredientes:

-3 paquetes (más o menos los que vienen dentro de una caja) de galletas rectangulares tostadas (sirven las tipos maría, aunque yo personalmente prefiero que sean tostadas. También pueden ser galletas aptas para diferentes dietas: celiac@s, sin lactosa, sin azúcar, etc....)
-chocolate para postres, media tableta, unos 100/150g (igualmente se puede usar unos 40g de cacao puro en polvo, sin lactosa y sin azúcar disuelto en 100 ml del liquido).
-700ml de leche* para la crema pastelera, que en ésta ocasión la hice de dos sabores (bebida vegetal para sin lactosa).
-aparte otros 200ml de leche* para remojar las galletas y un chorrito de anís seco al gusto.
-dos sobres de preparado para hacer flan de vainilla (yo uso el de la marca maicena, royal o marca blanca de cualquier supermercado, que es sin huevo y sin lactosa)
-azúcar o edulcorante al gusto *en las instrucciones para hacer flan recomiendan 6 cucharadas de azúcar para cada sobre, yo he puesto sólo la mitad ya sabéis que no me gustan los postres empalagosos.
Para la ganache de chocolate:

-100g de nata (puede ser nata para cocinar, incluso sin lactosa o de soja)
-chocolate para postres* una tableta de 200g (igualmente se puede usar  50/60g de cacao puro en polvo, sin lactosa y sin azúcar)
-50g de mantequilla o margarina vegetal.
- aquí si el chocolate que usáis es un poco amargo, ponerle una cucharada de azúcar o edulcorante que soláis usar al gusto.

Decoración OPCIONAL si queréis hacerla igual que yo:


-1 paquete extra de galletas para poner alrededor.
- 60g de azúcar glas con un chorrito de nata para escribir un mensaje. 
- un trozo de papel de horno para hacer un canutillo donde meter el glaseado.

Cómo hacer
Preparamos todo sobre la mesa de trabajo, así nos facilita mucho el montaje de la tarta.

Haremos la crema pastelera bien espesa, siguiendo las instrucciones del sobre que hemos comprado.

Para éste tipo de tartas que luego tienen mucho tiempo de reposo, la suelo usar cuando aún está templada, así que mientras se calienta la leche, preparo dos recipientes de cristal, uno para la crema de vainilla y en el otro preparo ya en trozos el chocolate que voy a usar para hacer la crema de chocolate.



Separar antes de calentar una taza de leche fría, donde diluimos los dos sobres de flan.

Poner el resto de leche junto al azúcar a hervir.
Cuando comienza a hervir, añadir lo de la taza reservada y remover enérgicamente hasta que espese (uno o dos minutos, depende de la marca que estáis usando, tarda mas o menos en espesar)

Echar una mitad en cada bol, el que tiene el chocolate troceado, remover hasta integrar el chocolate.

Reservar cubierto con film transparente para evitar que forme costra.

Comenzamos con el montaje:
Remojar ligeramente cada galleta en la leche o bebida vegetal fría, con el chorrito de anís y colocar una base en el molde que tape bien el fondo, si es necesario partir algunas galletas, da igual que no queden perfectas, luego no se va a ver.

Cubrir estas galletas con una capa generosa de crema, la que queráis, yo he empezado con la de vainilla y he usado toda.

Colocar de nuevo otra capa de galletas remojadas.

Y ahora la otra de crema, yo he puesto la de chocolate, aunque también podéis hacer solo de un sabor.

Por último, cubrir de nuevo con otra capa de galletas. 

Ahora tapar con cuidado con papel de horno o film transparente y dejar 24 horas reposando en la parte baja del frigorífico.

Al día siguiente, desmoldar con cuidado sobre la bandeja que vamos a usar para servirla. 

Yo le quito los plásticos y le doy la vuelta, como si fuera una tortilla, con mucho cuidado de no romperla, si lo hacéis con la tarta bien fría, es muy difícil que se os rompa.

Preparamos la ganache de chocolate para cubrir la tarta. 
Calentando hasta ebullición la nata y echar esta mezcla encima del chocolate bien picado. 

Dejamos un par de minutos reposar para que coja calor el cacao y remover enérgicamente hasta que esté bien disuelto el chocolate. Echar la mantequilla y remover de nuevo.

Mientras se templa un poco la ganache, vamos preparando las galletas que vamos a usar para los laterales de la tarta.

En este caso no es necesario remojarlas, ya que con el siguiente reposo y la humedad natural de las cremas, ya cogen una textura tierna.

Cubrir toda la superficie de la tarta con el ganache de chocolate y decorar al gusto. 


Meter de nuevo como mínimo 8 horas en el frigorífico, aunque yo suelo dejarlo de un día para otro.


Podemos hacer un glaseado de azúcar glas junto a un chorrito pequeño de nata o unas gotas de agua, así es fácil escribir cualquier mensaje en la superficie. 
Yo lo meto en un canutillo que hago con papel de horno, aunque otras veces lo que hago es poner este glaseado en un biberón de cocina y con él, escribir un mensaje. 
El clásico felicidades; un Te quiero; o poner los años que cumplen; o el nombre del niñ@. El caso es hacerlo personalizado a lo que necesitemos en cada ocasión.

También es fácil adornar con lacasitos cuando la ganache de chocolate está aún templada, CÓMO ÉSTA TARTA QUE HICE EN OTRA OCASIÓN ESPECIAL.


Adornar con lo que más os guste, NO OLVIDÉIS PLANIFICAR ESTA TARTA CON DOS DÍAS y dejar reposar unas horas antes de consumir. 



Aguanta en perfecto estado varios días siempre en frigorífico “incluso está más rica cuando ha reposado un par de días extra” así que si el evento es por ejemplo un sábado, se puede dejar preparada desde el miércoles tranquilamente. 

Bueno, ¿Os he convencido? 



¿Os animáis a hacérselo a vuestr@s niñ@s para cualquier ocasión? 
DEJEMOS QUE NUESTROS HIJOS APRENDAN EL VALOR DE LA AMISTAD, SALIENDO CON ELLOS MÁS AL PARQUE O AL BARRIO A JUGAR CON LOS VECINOS, EN VEZ DE TANTA TELEVISION Y TABLETS.
Hasta pronto, espero veros también en facebook.

10 comentarios:

  1. Querida amigueta. NO sabes la alegría que he tenido al ver en mi blog que has publicado. Sabes que mi alegría es de corazón porque te echo de menos en este mundo de blogs y redes sociales, que tanto ha cambiado desde que nos conocimos.
    Yo tenía un barrio raro y no tenía mucha gente con la que jugar porque vivíamos a las afueras y un puente nos separaba del resto del pueblo. No me voy a extender, pero creo que no sólo eso influyó en poder jugar más con gente que no fuera familia.
    Esas historias hoy en día son raras porque como bien dices, los niños están con móviles y tablets desde que tienen meses y así no dan tanta guerra. Me parece que nosotras poco podemos hacer ya. A mí, me enervan tantas cosas relacionadas con eso...
    Tampoco en mi casa se hacía esta tarta que tantas veces he visto y no he comido. Años más tarde, a mi hermana la innombrable, a la que no le gusta el dulce, se le antojó la de galletas y moka y esa, sí que estaba más a menudo por casa.
    Me guardo tu receta y todo el proceso que como siempre, explicas tan bien. Hasta me gusta el nombre qu ele has puesto, claro y chulo.
    Un beso grande preciosa.
    No tardes tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa por pasarte por aquí y ver la receta. Si, es cierto, han cambiado mucho esto de los blogs desde que comenzamos, aunque tu ya sabes que yo intento seguir igual, con recetas tradicionales, intentando hacer y ayudar a todas las personas que se pasan por aquí. Sobre lo de la educación de los jóvenes hoy en día, también me enciendo mucho con esto, pero nosotros podemos hacer muy poco más de lo que ya hemos hablado, ahora le toca a nuestros jóvenes intentar hacer lo posible para que sus hijos sean personas de provecho en un futuro.
      Pues ya va siendo hora de que te animes y pruebes ésta rica tarta. Puedes hacerlo en vasitos individual, que no tiene por qué ser tan grande. La crema le pones la que más te guste, la cosa es que después del reposo, vas a ver qué cosa más buena. Intentaré publicar más a menudo. Un beso grande

      Eliminar
  2. Pilar!! que rico, entrañable, divertido e interesante post!! maestra!! eres lo más de lo más!!:))
    Uno de mis recuerdos confiteros fue cuando descubrí la manga pastelera y su variedad de boquillas :D Cuanto disfrutaba haciendo florituras de nata etc!!! una pasada!!!
    También hacíamos en familia los roscos o rosquillas y que acabábamos haciendo muñequitos etc.. harinad@s hasta las orejas y muy requetefelices:))
    Pilar, al igual que tú.. digo... más parque y menos tablets:))) Besotes corazón!!! Espero que tengas pronto tu pc y publique más a menudo estas maravillas!!! muacks!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapísima. Bienvenida aquí a mi particular cuaderno de recetas e historias. Y lo bien que se lo pasan los niños metidos entre harinas, jejeje.
      Ésto es bien fácil para practicar. seguimos en contacto, que ya sabes que me encanta la fotografía y tu eres maestra en eso. Un beso grande.

      Eliminar
  3. Ves como ya te he vuelto a encontrar. Vaya currele de galletas. No se si me tienes localizada como yo a ti que te sigo casi desde los inicios. Pero por si acaso te dejo mi enlace😘👍

    https://katy-parahincareldiente.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Katy por tu visita. Claro que te tengo localizada. Aunque nos cierran Google+, yo te sigo y visito en tu blog desde los inicios. Un beso grande.

      Eliminar
  4. Si que queda deliciosa y como bien dices me traen muy buenos recuerdos.Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Doris. En mi casa la hacemos muy a menudo porque gusta mucho
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  5. Me encanta esta tarta, aunque he de decir que nunca había oído el nombre de la tarta de los tres días y me ha hecho gracia. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Gracias Gema. Pues si te digo que yo sólo la conocia así? Fue después de verla por muchos blogs cuando la reconoci como tarta de galletas. Ocurre más o menos igual que con muchas recetas de antes, que se las conocia por otros nombres, pero la modernidad ha cambiado por otros mas sencillos.
      Gracias por tu visita. Un abrazo.

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario.

Si quieres que hable de tu producto, házmelo llegar y yo lo pruebo.

puedes contactar conmigo en lasdeliciasdepilar@hotmail.com.

Si tienes alguna pregunta sobre cualquier receta no dudes en preguntar, te contestare debajo de tu comentario.

Muchas gracias por tu visita y si te gusta mi cocina hazte seguid@r, "versión web" y no te perderás ninguna de mis recetas e historias.