martes, 11 de mayo de 2021

Tarta para Bebés. "Sin azúcar, sin yogur y sin mantequilla".

Tarta para bebés de un año, sin azúcar añadido.



Éste tipo de tartas está especialmente pensada para que el niño o niña de un año, pueda perfectamente meter la mano y probarla sin riesgos de que coman cuanto quiera.
**Siempre que ya les hayáis introducido en su dieta: los huevos y lácteos, gluten, dátiles y frutas.

Qué difícil es encontrar una tarta totalmente apta para celebrar el primer cumpleaños de un niñ@








Con ingredientes naturales para la dieta de un bebé de un año, donde aún no es recomendable el azúcar ni la miel.

A éstas alturas ya me conocéis, sabéis que intento siempre elaborar alimentos que todos "incluso un bebé de un año" pueda tomar.

Adaptando a su dieta o intolerancia, porque este tipo de tarta, está pensada especialmente para tod@s aquell@s niñ@s que no pueden tomar algunos alimentos. 
Ya sabéis que los niñ@s son los que peor llevan el no poder comer algunos alimentos, por ello, en este blog encontraréis varias recetas ideales para ell@s.

Podemos encontrar diabetes, alergias o intolerancias y sobretodo cuando ven que l@s demás niñ@s celebran sus cumpleaños con todo tipo de dulces.

He visto por muchos blogs tartas increíbles para celebrar el primer cumpleaños de un niñ@, 
con una decoración preciosa y multicolores que llaman la atención.

Qué maravillas hacéis, de verdad que eso es arte hecho con azúcar. 

Pero no, un bebé de un año no puede comer ni fondant, ni colorantes, ni químicos.

Por eso mismo os traigo una tarta sencilla, con una decoración normal, pero que se puede comer el/la cumpleañer@ con la seguridad de que no tiene nada raro.

Encima si hay más pequeños en la fiesta, todos pueden comer de la misma. Está realmente rica sin azúcar.

ADEMÁS......¿Quién no ha disfrutado viendo cómo nuestros hijos metían la mano o el pie en su primera tarta? 
¿Cómo les gustaba abrir sus primeros regalos?, todos tenemos fotos de éste momento.

¡¡¡¡¡Claro que con esta edad, hacían más caso al papel de regalo que al vestidito o juguete que se le regalaba, jajaja.

Comenzamos:
He realizado varias pruebas con varias recetas y proporción de ingredientes, hasta encontrar la textura y sabor que buscaba: tierna, jugosa, sabrosa y que se puede hacer con antelación sin el riesgo de que se endurezca. Que se pueda cubrir con una cremita que también esté muy rica.
Aquí la prueba definitiva, realizo un bizcocho para casa y si cumple mis expectativas, será el que usaré para elaborar la tarta:





Espero que la probéis incluso vosotros, el resto de invitados. Os va a gustar.

He elegido un bizcocho suave y esponjoso, para no tener que emborrachar con ningún tipo de almíbar, por este motivo, le he incorporado manzana, que le da un extra de jugosidad. 
Lo he rellenado con una crema de queso y nata muy suave y nada empalagosa.  

Las letras y demás adornos son lo único que el bebé no puede comer, es chocolate de cobertura con unos adornos de azúcar de colores. 
Por supuesto que si os apetece, podéis decorar con muñecos que luego serán para el/la cumpleañer@

Pero no os preocupéis, siempre hay "Voluntarios" entre primos o hermanos para meterle el diente, jajaja.

En ésta ocasión, donde se juntarían muchos invitados, hice otra tarta para los mayores de la fiesta, siguiendo la temática y la decoración del cumpleaños, que en otra ocasión os pongo la receta.

Ingredientes para el bizcocho:

-3 huevos medianos

-350g de harina de repostería (que puede ser mezclada con harinas integral, arroz y maicena, a partes iguales).

-1 cucharadita de levadura tipo royal

-la ralladura de una naranja ecológica

-el zumo de media naranja

-100ml de aceite suave de oliva

-100g de dátiles naturales

-200ml de agua tibia para hidratar los dátiles y batir con ellos.

-100g de manzana rallada sin piel.

Decoración y relleno:

-300g de crema de queso mascarpone.

-200ml nata para montar.

-zumo de la otra ½ naranja-

-2 cucharadas de la crema de dátil que hemos hecho anterior.

La elaboración es muy sencilla.

Usaremos harina que ya hayamos introducido en la dieta del bebé; fruta, huevos y lácteos que también ya la hemos introducido en su alimentación; como edulcorante, un bebé no debería de comer azúcar, así que usaremos el dulce natural del dátil.

Primero eliminamos los huesos de los dátiles antes de pesarlos, buscar siempre dátiles naturales en rama sin endulzar, mucho ojo porque hay algunos que llevan glucosa añadida.

Partir en dos y poner en un recipiente junto con el agua para hidratar durante 1 hora.

Después los vamos a pasar con la batidora para conseguir una pasta densa, que usaremos para endulzar nuestra tarta y la crema de queso con la que se adornará. Probarla, seguro que os la comeríais a cucharadas, jejejejee.

Limpiar muy bien la naranja antes de rallar la piel.

Hacer el zumo de la misma que usaremos mas tarde.

Por un lado batir los huevos con el aceite, añadir la mitad del zumo de naranja obtenido, mezclar.

Tamizar las harinas con la levadura; añadir la ralladura de naranja y mezclar con los ingredientes húmedos, en tres veces, removiendo bien para que se integren todos los ingredientes. 

Añadir la pasta obtenida de dátil "reservando dos cucharadas que usaremos para el relleno de queso".

Remover bien para integrar todos los ingredientes. Añadir la manzana rallada en el mismo momento y mezclar.

Pasamos una servilleta de papel con un poco de aceite por el molde que vamos a usar y poner papel de horno en la base y alrededor para que no se pegue.

Yo he usado un molde alto de 16cm.

30/35 minutos de horno a 170ª sin aire, en la parte central del horno. 

Pinchar para comprobar que está bien cocido.

Poner boca abajo sobre rejilla hasta que se enfríe. Quitar el papel de alrededor y cortar a vuestro gusto.

Se puede cortar por la mitad o en tres partes, según os guste rellenar. Yo hice tres capas.

Para hacer la crema no hay más que batir el queso con la pasta de datil por un lado, se puede hacer con un tenedor, no es necesario batidora electrica.

por otro lado, montar la nata y una vez con una buena textura, se mezcla con la misma varilla y la crema conseguida de queso, hasta que esté bien unido.

Rellenar nuestra tarta y decorar al gusto.

Yo la llevé con la crema y los adornos de chocolate se colocaron en el ultimo momento.




Gracias por seguir aquí aunque no publique muy a menudo.

Espero que la hagáis y vengáis a contarme cuanto os ha gustado.

Miles de besos.








sábado, 1 de mayo de 2021

Pan Candeal o Pan Español













Pan Candeal o Pan Español


Hoy quiero compartir "una variedad de pan" típico de las dos Castillas, Andalucía y de Extremadura, con una antigüedad que puede datar de más de 2000 años.

Denominación.
- Pan tipo candeal "por la variedad de harina usada, de un trigo duro" bien molida y sin cascarilla.

- pan blanco o sobado "por el proceso de elaboración con rodillo sin amasado"

- pan de Castilla "por ser la cuna de su elaboración".

- la legislación del pan en la época medieval llamó “pan español”.

-Se caracteriza por ser un pan denso, pesado, suave a la vez, de fácil masticación y de larga durabilidad.

Con una miga poco alveolar y blanca, que se consigue con un levado en frío.

Corteza fina y crujiente, más o menos tostada.

CARACTERÍSTICA ESPECIAL: 
Hay que hacerlo con agua fría.
Se elabora con un sólo levado, ya con la forma determinada "en vez de los dos o más levados del resto de panes".

Poco tiene que ver con los panes mas comerciales y ligeros a los que nos tienen acostumbrados hoy en día; es un pan pesado, con poca agua; miga sin agujeros.

Aún hay muchos millones de habitantes para quienes el pan de la infancia "el del pueblo, el de la casa de la abuela" el de siempre, es el pan candeal, el pan de masa refinada.

Un pan por definición de miga prieta, muy poco hidratado, suave y lleno de sabor.

"ARTESANO por naturaleza" ya que es poco compatible con la mecanización que hoy en día existe en casi la totalidad de tahonas.

Se sigue haciendo la mayor parte a mano, o realmente poca mecánica, justamente para evitar que se caliente la masa con la fricción de las máquinas.

Es una masa mucho más dura que la de la mayoría de panes por su baja hidratación, ronda entre el 45/55% de agua, fácil
de trabajar incluso para quien no ha hecho nunca pan en casa.

Un pan que se conserva tierno varios días y que una vez asentado no se podrá duro como una piedra (algo que pasa con los panes que encontramos en la mayoría de supermercados)
Con el que se hacen las clásicas sopas Castellanas o de pan y las riquísimas Migas de Pastor, entre otras exquisiteces culinarias tradicionales.

Si os interesa, os voy a contar un poco de su Historia:

Cómo todos sabéis, dicen que Castilla es el granero de España.
La culpa de ésto fue "en parte" de la conquista Romana de Hispania a los Celtíberos y Cartagineses; por los siglos II y I a.d.c. aunque realmente ya se hacían buenos panes con todas las harinas de los cereales antiguos que se sembraron en la península desde que se inventó la agricultura.

LOS guerreros Romanos que estaban conquistando nuestros campos, pedían a sus oficiales "trigo blanco" con el que hacer el pan que estaban acostumbrados a comer en Roma, no el pan oscuro y fuerte que se consumía aquí, el pan del campesino, el de las clases bajas.

En nuestro país estábamos​ acostumbrados a comer pan de harinas distintas, más densos, ácidos, oscuros y duros que su querido pan blanco, aunque también hay que decir que para la dieta de nuestros antepasados, era muy digestivo.

Casi siempre se elaboraban de harinas de frutos y cereales silvestres recolectados por zonas:
- bellota y castaña, almortas y algarrobas, cereales silvestres, trigo, cebada, raíces desecadas y molidas, etcétera,
lo que se tenía a mano en cada época y zona.

La "deseada Hispania" que todos querían conquistar, se caracterizaba por ser un bosque, árboles por todas partes, arroyos limpios y frescos, vamos, lo que se dice un vergel, un verdadero paraíso que todos querían dominar.

Desde aquellos primeros siglos de conquista Romana se diezmaron dichos árboles, tanto para uso en construcción, para calentar las nuevas ciudades y para cocinar.

También por supuesto para la elaboración de muebles y armas, para despejar las nuevas vías de comunicación (calzadas Romanas), etc.

Usando las tierras ahora abiertas y sin árboles para siembra "sobre todo" de cereales y la ganadería extensiva para alimentar a los guerreros.

Aunque por lo menos algo bueno se sacó de ésto (consuelo de tontos) pero hay que buscar algo positivo de aquella devastación:
Los romanos mejoraron los molinos, las máquinas de amasar y los hornos, de tal manera que hoy en día, se denomina "horno romano" al horno de calentamiento directo, que se sigue usando hoy en día en panaderías. 

Después, varios siglos más tarde, llegó el "horno moruno" que también perdura hoy en día.

Los panaderos Romanos distinguían los panes en función de su composición, forma y función:
crearon el "panis militaris" o pan blanco, especialmente fabricado para los soldados y que tenía larga duración, ya que durante sus marchas "en pro de conquistas", tenían una dieta basada en pan y vino.

El pan de harina blanca, era el antecesor del pan de Castilla, más valorado que el pan moreno, que lo comían pobres y esclavos: el que los panaderos llamaban "panis plebeius".

Roma propagó la cultura del pan por todas sus nuevas colonias en esos siglos.

Tampoco les costó mucho trabajo enseñar a los conquistados a elaborar y cocer
ya que aquí, en la Hispania Romana, ya se elaboraba el pan cómo alimento básico (aunque con distintas harinas) diferente a otras tierras conquistadas (era anterior a la colonización romana)
Los celtíberos ya conocían las técnicas de amasar y panificar el trigo​ y otros cereales junto al resto de frutos secos y levaduras, aunque eran muy diferentes al pan blanco y tierno que elaboraban los romanos.


Desde entonces, se destinaron los espacios abiertos y bastante llanos de nuestras Castillas, con un clima perfecto a la siembra prácticamente del cereal que se consumía en nuestro país.

Tras todo ésto y a partir fundamentalmente de la Alta Edad Media, España se vio sometida a procesos crecientes de deforestación, cuyo resultado más evidente se detecta en las áreas desérticas o semidesérticas del Centro, Levante y Sur de la Península.

El "punto culminante" de este proceso, bien pudo haberse alcanzado durante el pasado siglo XIII y XIX, con la desamortización masiva de los bosques en todo el país, en pro de la siembra masiva de cereales.

Hoy en día ya en el siglo XXI el cultivo de cereal de Castilla y León, representa aproximadamente el 80% de la superficie de la Comunidad destinada a cultivos herbáceos y el 40% de los cereales nacionales.

Hay un dicho popular que habla justamente sobre ésto, diciendo: que hubo una época en que una ardilla, podía cruzar todo el país sin pisar el suelo, saltando de árbol en árbol, algo prácticamente imposible a día de hoy.

Y luego hablamos de los cambios climáticos y de que la culpa es de la industrialización, SÍ....CLARO.....

Ésto da que pensar ¿no creéis?.

Bueno, muchas gracias por entretenerte en leer todo lo que sobre las costumbres del pan he recopilado.
Vamos al lío. 

Decir que aunque creas que es complicado, éste es un pan que siempre recomiendo a los principiantes, ya que es muy difícil que te salga mal, aún así, te entrará el gusto por hacer pan casero. 
Aparte de que no hay que amasar, sólo estiramos con un rodillo, tampoco hay que esperar dos fermentaciones y se hornea en seco, nada de poner agua en el fondo ni tenemos que vaporizar agua mientras se cuece.
Ya lo veréis.

INGREDIENTES:
Para un pan redondo grande, o un colón, o una rosca grande, o dos bollos medianos necesitamos los mismos ingredientes, lo único que cambia es el tiempo de horneado, así que estar pendientes de ésto cuando quieras hacer uno u otro.

-700g harina candeal o harina todo uso "la misma que usaríamos para cocinar" son harinas con alta proteína pero con poco gluten, lo normal es que tengan unos 9g de proteína.

- Dos cucharaditas de postre rasas de levadura seca de pan (unos 7g)
o si vais a usar la fresca, 1 pastilla de 25g de la fresca.

- No más de 300/350ml de agua sin cloro "a ser posible de la nevera" (alrededor del 40/45% del peso de la harina).

- dos cucharaditas rasas de sal común disuelta en el agua.

Opcional: dos cucharadas de aceite suave para ayudar en el estiramiento de la masa. Yo no suelo ponerlo, pero hay muchas personas que dicen que les gusta el toque final.

Cómo hacer:
Pesar los ingredientes y separar medio vasito de agua para luego, se añade después.

-Primero haremos una pasta con la mitad aproximada de la harina, casi todo el agua y la sal.
Dejamos reposar 30 minutos tapado con un paño dentro del frigorífico, sólo para que la harina se hidrate.

***ÉSTO NO ES OBLIGATORIO, PERO MEJORA CONSIDERABLEMENTE NUESTRO PAN.

- Pasado el tiempo, añadir el resto de harina con la levadura diluida en el poco de agua reservada.

- Os recomiendo mezclar a mano pues con amasadora se calienta, es una masa mas bien seca, como la de galletas.

No tardareis en esto más de un par de minutos, es cuestión de mezclar, no amasar.

- Dejar cubierto con plástico o tapa con el mismo bol boca abajo unos 20 minutos para que no cree costra y se relaje el gluten, pero antes de que comience la fermentación. Sí es un día caluroso o tenéis la calefacción encendida, con 10' es más que suficiente.

Empezamos el proceso casero del refinamiento de la masa.

- Estirar sobre la mesa limpia de harina, es una masa dura y no se va a pegar en la mesa. Usaremos un rodillo, al principio os va a costar un poco ya que la masa es dura.


al principio resulta una masa densa y despegada

según vamos refinando, cambia la textura





Una vez estirado mas o menos como un rectángulo, doblar al medio o en tres partes. Igual que si estuviéramos haciendo hojaldre.


-Volver a estirar haciendo fuerza con el rodillo desde el centro hacia arriba y hacia abajo y doblar al menos 2 veces en dos o tres partes.

Veréis enseguida cómo cambia la textura de una masa basta a una textura fina, suave y brillante.

notareis enseguida como se vuelve más suave


- Tapar de nuevo con plástico y dejar descansar (notareis que la masa tiende a encogerse cuando la estiras) por eso hay que dejarla descansar de nuevo tapada unos 4 o 5 minutos. 

No es necesario mucho mas tiempo para que se relaje el gluten y no se encoja cada vez que la estiramos, pero sin darle tiempo a que empiece la fermentación de la levadura.

- Una vez estirado y doblado unas 4 veces, notaremos que la masa se convierte en suave, brillante y maleable.

Ahora, sin esperar a que fermente, se forman los panes a nuestro gusto.


- Bolear o enrollar y formar el pan que queráis.



Os voy a dejar unas cuantas fotos de varios formatos que he hecho a lo largo del tiempo para que cojais ideas.


Para hacer dos bollos, he enrollado la masa entera y lo he cortado por la mitad.    
Si quieres hacer varios, solo tienes que dividir en tantas partes como piezas quieras hacer, ya que con los ingredientes que os he propuesto, se pueden hacer varias piezas o panecillos.



- Estirar con la forma elegida, fijarse bien en qué la masa quede bien pegada al hacer la forma y colocar sobre placa con un poco de harina o papel para que no se pegue. 

En Estos, no me quedó bien pegada y podéis apreciar que se ha despegado un poco al hornear-






Dejar de nuevo descansar unos minutos para que se relaje el gluten.




- Con un cuchillo muy afilado o cúter, darle varios cortes profundos, de mínimo 1'5cm de profundidad.










- Ahora dejar levar en sitio fresco a no más de 25°, dependiendo de la temperatura ambiente, se llevará 1 hora, es recomendable dejar al aire pero libre de insectos y mascotas, para que haga un poco de costra.

MUY IMPORTANTE: pasados los primeros 30 minutos de la fermentación hay que estar vigilantes cada 5 minutos a ésta función, así no se nos sobrefermentará.

*****TRUCO: Cuando se empiezan a ver pequeñas burbujas de la fermentación por los cortes, se ve claramente los agujeros de la fermentación, es el momento de hornearlo, así que ir precalentando el horno en cuanto veas que empieza.


                                  





El clásico PAN CANDEAL, aparte de los cortes tradicionales, se le pincha varias veces con una aguja de punto fina o el palo de una brocheta antes de meter en el horno, 



Así quedará luego una miga densa y prieta, ya que saldrán las posibles burbujas según se va cociendo.



COMO VEIS ESTA MASA TIENE QUE "ESTAR FRESCA" Y LEVAR SOLO UNA VEZ, POR ESO ES EL PAN IDEAL PARA EMPEZAR EN EL MUNDO DEL PAN CASERO.

- Cocer en horno  precalentado a 200° colocando la bandeja en el centro o en la parte medio baja de vuestro horno.

- calor SÓLO abajo "sin vapor ni en la solera ni vaporizado" pero se puede espolvorear agua fría con un vaporizador por encima del pan sólo al meter al horno.

Tardará unos 30/35 minutos, depende del grosor del formato elegido y de lo dorado que nos gustan los panes

"un único pan redondo grande se llevará 5 minutos más" para que se haga bien por el centro (total 40 minutos)

También el tiempo total dependerá del tostado que os guste la corteza y de como vuestro horno reparte el calor.

Este es un pan grande de más de un kilo


- Apagar el horno y dejarlo un par de minutos más dentro, ya con la puerta semiabierta, para que termine de secar.

Cómo todos los panes, se le dará en el culo unos golpes y si suena a hueco ya está cocido.

Recomiendo dejar enfriar un par de horas sobre una rejilla antes de poner en la tabla.

"Que pan más rico"

Diferencias entre usar harina candeal y harina todo uso sin blanquear:
Pues creo que gana mucho el sabor, se comportan exactamente igual, lo único que diferencio es que la miga no queda tan blanca cómo el de harina candeal que compró en el obrador del pueblo de al lado, pero yo le achaco que quizás sea por la marca de harinas, unas más blanqueadas que otras.

Espero de verdad que os animéis a probarlo. Gracias por vuestra visita y espero vuestros comentarios cuando lo probéis con los trucos que hoy os he recomendado.










Libros consultados: 
-Alimentos silvestres de Madrid, de J. Tardío, H. Pascual y R. Morales;
-El libro del pan, Tassajara, de Edward Espe Brown.


MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA ATENCIÓN.
 FELIZ DÍA DEL TRABAJADOR.
Hasta pronto.

viernes, 2 de abril de 2021

Buñuelos de Semana Santa



Cojones del obispo.

 Holaaa, espero que estéis todos bien. Nosotros seguimos aquí aguantando. 

Llegada la época del año, donde más dulces tradicionales se hacen, os traigo otros buñuelos antiguos que me gustan mucho y que siempre suelo hacer aprovechando que estoy haciendo torrijas.

Yo los conozco desde niña cómo los cojones del obispo.

Tienen el sabor entre rosquillas y torrijas.

Con muy pocos ingredientes, conseguiremos una gran fuente de buñuelos para la merienda y a los niños les gustan mucho.

Ingredientes:

2 huevos medianos. 

2 cucharadas grandes de azúcar.

200ml de leche previamente infusionada y fría, con el azúcar, una piel de naranja, una rama de canela y dos clavos de olor.

1 cucharada de bicarbonato.

100g de harina de bizcocho que lleva levadura.

100g de harina de repostería aproximadamente, se pone la necesaria hasta conseguir una masa que se pueda coger con cuchara.

1 litro de Aceite suave de oliva para freír.

No hay nada más fácil de hacer que ésto, os lo aseguro:

Poner todo en una jarra y batir con una cuchara hasta que no se noten grumos. 

Es preferible no introducir aire en la masa, así que no recomiendo batir con batidora, es mejor a mano.

Se tapa con un trapo limpio y se deja reposar mientras se calienta abundante aceite en una cazuela alta.

Tiene que tener suficiente altura para que se den la vuelta ellos solos mientras se fríen. 

Se va cogiendo pequeñas porciones con una cucharita de postre y se echan en el aceite caliente. No pongáis muchos a la vez para que tengan espacio para crecer y girarse ellos solos hasta que estén dorados.

Crecen mucho, así que yo los frío de 6 en 6.

Escurrir sobre un plato con papel para eliminar el exceso de aceite.

Ya sabéis que yo tengo costumbre de recortar con una tijera todos los posibles picos de masa que se hayan podido formar al freír, así se ven todos redonditos y bonitos.

*Podéis ver tanto el proceso de fritura como el recorte de los Picos en las otras recetas de buñuelos publicadas, así no me repito con fotos iguales.

Se puede comer así, cubrir con chocolate o pasar por azúcar al gusto.

A mi me han salido más de 40 con éstos ingredientes.

Imposible resistir la tentación de probarlos templados.

Buen provecho.




Gracias por seguir por aquí y por vuestra visita.




martes, 26 de mayo de 2020

Falsa nata montada, también para intolerantes y vegetarian@s


Hola. 
Aparezco después de una larga ausencia, con todo esto del covid-19, estamos todos bastante descolocados; 
la situación es muy fuerte en todo el mundo; 
muchos enfermos, muchos fallecidos. 

Muchas personas han entrado en depresión, al no saber llevar tranquilamente el confinamiento;
He de decir que es difícil para todos, pero cuidándonos nosotros, nos cuidamos todos.

Tanta información por todos lados nos desborda, por eso yo personalmente decidí dejar de lado las redes sociales, porque ya no era capaz ni de dormir por la preocupación.

Si alguno de vosotros me habéis echado en falta, gracias. 
Estoy bien y mi familia gracias a Dios también.

Espero que vosotr@s tambien esteis tod@s bien.

Es una situación excepcional en todo el mundo, por eso este tipo de trucos están bien compartirlos, ya que ahora es mas difícil aun conseguir muchos ingredientes en el mercado (que se lo digan a el papel higiénico, o a la levadura de panadería)

Espero que todo ésto vuelva poco a poco a la normalidad y que solo quede en un mal recuerdo. Pero lo más importante: espero que no hayáis perdido a ningún ser querido con este maldito virus.

Hoy os traigo un truco, más que una receta en sí.
Falsa nata montada, con y sin lactosa y vegetariana.

La llamo "falsa nata" porque en realidad parece nata pero no lo es, tiene una textura muy parecida pero no es nata (tampoco quedará tan blanca ni tan espesa como la nata de mas del 35% de materia grasa).

Hace mucho tiempo que no os dejo un truco de cocina y algun@s seguidor@s se los guardan todos.


ETIQUETA EN EL BLOG "PILIPEDIA", por sugerencia hace ya mucho tiempo de una amiga de google+, donde irán todos los trucos que voy compartiendo, que iré poco a poco actualizando porque hay muchos trucos repartidos por todas las entradas del blog.

Hoy vamos a hacer una falsa nata montada, con mucho menos calorías y por supuesto fácil de hacer.


También voy a dar la versión "sin lactosa" 

y "la vegetariana" para todas las dietas, 
con y sin azúcar, apto "para diabétic@s".

Ya os hablé hace tiempo de los estabilizantes caseros, para que siempre nos quedase firmes nuestras decoraciones con nata.


¿No os ha pasado nunca que tenemos en mente hacer un postre con nata montada y no hay en casa?


Hoy estaba haciendo la comida y quería comer de postre fresas con nata, aprovechando ya las ultimas fresas comerciales, ya que las fresas de mi huertecito son en verano, hasta dentro de unos días no comienza su temporada.


Cuando he buscado por la nevera no había nata para montar por ningún lado (se me olvidó comprar, jejeje)
Así que me acordé de un truco que leí hace ya bastante tiempo en alguna revista y en poco más de 5 minutos de preparación, más una hora de reposo, tengo lista una versión de "nata" lista para montar, pero con muchísimas menos calorías.

Además, no sabéis lo difícil que es encontrar una buena "nata sin lactosa" que se pueda montar para un postre.


Y no digo nada, sí además lo que necesitamos es una nata 100% vegetal, para una dieta vegetariana.

No todos vivimos en una gran ciudad, con tiendas y supermercados de todo tipo. 

Éste truco sirve igual para quien quiera reducir grasas en el postre.

Sólo hay que tener en la despensa la leche o bebida vegetal que sueles usar y un par de ingredientes más.
Sirve perfectamente la leche entera, la semi y la desnatada y por supuesto la leche sin lactosa y la vegetal.

El sabor dulce se lo vamos a poner a nuestro gusto, con azúcar blanco o con edulcorante, así que la podemos hacer también para personas diabéticas.

Veréis en la foto que pongo vainilla *No es obligatorio, pero "2/3 gotas" vais a notar la diferencia, le aporta un sabor y aroma delicioso.

El otro ingrediente que necesitamos es gelatina.
"Agar Agar o gelificante vegetal, para la dieta vegetariana".

La gelatina la encontramos con mucha facilidad en el formato de hojas, incluso en polvo en la mayoría de tiendas, pero siempre usaremos la neutra, sin sabor y sin azúcar.

El Agar agar es bastante fácil de encontrar en supermercados y también en herbolarios (es un gelificante extraído de un alga)

El gelificante vegetal lo compré en Carrefour y me imagino que será fácil encontrar en la sección postres de otros supermercados.
-En la caja, especifica la cantidad que tenemos que usar para cada medio litro de líquido. 

Lo que necesitamos es que se pueda montar, no que esté cuajado cómo un flan, vamos a usar un poco menos de gelatina que usaríamos para hacer un flan o panacota.

Si lo que necesitamos es una nata que aguante una decoración porque vais a hacer una tarta o pastelería, podéis usar esta falsa nata, entonces usamos tanta gelatina como recomienda el fabricante, para que una vez montada, quede bien firme.

He de decir que no es nata, pero se le parece muchísimo. Yo la uso más para comer con las fresas o con un flan, semimontada que es mas ligera.



Ingredientes:
-tanta leche o bebida vegetal como vais a necesitar.
-tantas hojas de gelatina o gelificantes como recomienda el fabricante para ese liquido, aunque luego usaremos un poco menos.
- tanto azúcar o edulcorante como nos guste de dulce una nata.
-unas gotas de vainilla al gusto.



Hoy he hecho 500ml de leche semidesnatada, que es la que tengo normalmente en casa.

He puesto a hidratar en agua fría 5 minutos las hojas de gelatina (sí para medio litro recomienda el fabricante poner 6 hojas, yo he usado un poco menos: 4 hojas)



Si lo que vamos a usar es Agar Agar, según la dosis recomendada por el fabricante de esta marca que yo tengo en casa, sería un sobre de 2g. para medio litro de líquido (que equivale a las 4 hojas de gelatina que yo he puesto) pero OJO, el agar sí tiene que hervir dos minutos con una parte del líquido.

Y si lo que vamos a usar es el gelificante vegetal, hay que saber que su ingrediente principal es la dextrosa, una variedad de azúcar, no lo olviden las personas diabéticas o alérgicas.
Según el fabricante de ésta marca, para 500ml hay que usar un sobre de 6'5g, pero os quedaría muy cuajado. Yo os recomiendo empezar con la mitad o un poco más del sobre y probar, ya que la goma garrofín (principal ingrediente gelificante) actúa diferente con cada una de las bebida que usemos "por la grasa de las leches". 
*Ésto también tiene que hervir cómo mínimo un minuto con todo el líquido, porque va cuajando en la cocción, y remover muy bien para que no se pegue al fondo o le salgan grumos.
*Si luego no llega a montar cómo queréis, añadir un poco más la siguiente vez.
Todos vamos aprendiendo según probamos, por eso no hay una medida exacta.


Comenzamos:
Tendremos la leche bien fría.
Echar el edulcorante (en mi caso stevia) y la vainilla y remover muy bien para que se mezcle todo por igual. Si vais a poner azúcar, remover mucho hasta que esté totalmente disuelta.

Recomiendo probar de dulce ahora, porque es fácil de rectificar en este punto.

Escurrir bien las hojas de gelatina y poner junto a un par de cucharadas de la leche que ya tenemos dulce en un vaso.

Calentar ese poquito de leche con la gelatina, unos segundos en el microondas o echar en un cacito y calentar en la cocina, pero a fuego bajo.

Una vez caliente, remover para que se disuelva, pero que nunca llegue a hervir, o pierde todas sus propiedades gelificantes.

Cuando esté totalmente líquido y notéis que se haya disuelto bien, vamos añadiendo un poco más de leche encima de ésto, remover para mezclar y equilibrar la temperatura, así hasta notarla fría antes de unir al resto (NUNCA AL REVÉS, SE ECHA LÍQUIDO POCO A POCO ENCIMA DE LA GELATINA CALIENTE HASTA QUE ESTÉ TIBIA, SI LO ECHAS DIRECTAMENTE EN LA LECHE FRÍA, OS HARÁ GRUMOS Y NO SE MEZCLARÁ Y POR SUPUESTO QUE NO MONTARÁ)

Cuando tengamos ya todo junto, mezclar bien, tapar con film y meter en la nevera una media hora, luego la montaremos y mantendremos de nuevo en frío hasta que la vamos a usar.
Si se os olvida y ha cuajado totalmente, tampoco pasa nada, se remueve un poco y se comienza a montar.
Yo recomiendo ponerlo en un bol de cristal o de plástico, lo suficientemente grande para que después cuando lo queremos montar quepa todo.



Cuando la necesites, sólo tienes que remover un poco y batir con varillas eléctricas, cómo haríamos con cualquier nata para montar.



Tarda un poco más en coger textura aireada. 

No se aprecia al principio que se van quedando atrapadas las burbujitas de aire haciéndolo más esponjoso, pero después de un rato de reposo, vais a ver como queda de bien.



Me refiero a que cuando lo estáis montando, no es igual que la nata que se va volviendo espesa, aquí no se aprecia la textura hasta que esté reposada.

Podemos usarla enseguida en cualquier postre que se os antoje. 





La idea original la copié de una revista donde enseñaban a hacer nubes de azúcar para los niños, montando la gelatina igual que una nata.

Se conserva igual que cualquier nata, en el frigorífico unos días.
¿Os ha gustado? Seguro que sí. 
Guardarlo y compartir con vuestros conocidos.
GRACIAS POR COMENTAR.

miércoles, 5 de febrero de 2020

Bolas de Manzana para Santa Águeda




Bolas de Manzana para celebrar Santa Águeda

Santa Águeda, santa que fue virgen y mártir según la tradición cristiana, es una de las protagonistas de las fiestas populares de toda Castilla y León: especialmente en Salamanca, Zamora o Segovia, donde se sigue la tradición de dar el bastón de mando de la ciudad a una mujer, haciéndola mandar por un día.
Aunque también se hace en muchos pueblos de Burgos, Guadalajara, León, Palencia y Valladolid.
También se celebra en Bilbao; En Zaragoza; En muchos pueblos de Cantabria y Asturias; en Huesca; En Canarias, en Castellón, En Jaén, En Mallorca, en Cuenca, etc... y desde hace ya varios años, en muchos pueblos de la provincia de Madrid.

En diferentes localidades Castellanas Leonesas, hay diferentes celebraciones en torno a ésta Santa, todas protagonizadas por las mujeres, ya que la Santa fué varias veces azotada, golpeada, violada y por último, le cortaron los pechos.
Su imagen representa a la Santa llevando en su mano una bandeja con sus pechos, como Santa Lucía lleva sus ojos.
Tradicionalmente se la reconoce como patrona contra los males de los pechos, partos difíciles y problemas con la lactancia.



En el día 5 de Febrero, las mujeres son las protagonistas en ésta fiesta, donde en muchos pueblos se les cede el mando y nombran “normalmente a la mujer mas veterana de la hermandad” Alcaldesa por un día.

Se visten con los trajes regionales, bailan, organizan una comida en la que solo se permite la presencia femenina, recaudan dinero a cambio de pastas o dulces tradicionales y disfrutan del que consideran que es su día.


En este día, madres, hijas y abuelas se reúnen y comparten una complicidad especial, desempolvan “el traje regional” de herencia familiar y se congregan con el resto de sus amigas para llevar a cabo una gran comida en la que los cánticos populares no cesan.
Las fiestas comienzan tras la comida que realizan todas juntas, bien en un local o casa de alguna de ellas, bien en un restaurante de la zona.
En este momento las mujeres ofrecen pastas acompañadas por un trago de vino o anís y piden a los que por allí pasan una donación para colaborar con la celebración.
-Hace ya algunos años que se recogen los donativos, para ayudar en la lucha del cáncer de Mama, por ser ella la patrona de dicha lucha.
Con mucha gracia y desparpajo, las mujeres mayores y casadas, sacan los colores a los hombres que por allí se dejan ver, con la intención de que ayuden con un donativo, a la vez que las invitan a bailar, juegan con ellas a las cartas, bailan el baile típico de cada zona, normalmente todos juntos alrededor de una gran hoguera hasta altas horas de la noche.
Entre los dulces ofrecidos, destaca los surtidos típicos de cada zona o comarca, normalmente elaborados para tal fin: las rosquillas de San Blas; algunos tipos de Buñuelos; las famosas Tetas de Santa Águeda rellenas de deliciosa crema; diferentes galletas o mantecados; pastelillos de hojaldre y miel y un largo etcétera.
Cómo digo ya en ésta entrada de las rosquillas dedicada también a un Santo que se celebra en Febrero en Estos días, en cada comarca es tradición hacer un dulce para cada Santo o Santa del calendario.


Hoy os voy a dejar una “de tantas” recetas ligadas al día de hoy.
En vez de rosquillas, haremos una especie de buñuelo, suave y blandito, facil de hacer y que cunde mucho con muy pocos ingredientes. Son muy parecidos a los de membrillo que ya hay en el blog, pero con diferentes ingredientes. 
Receta recogida con mucho cariño por una señora mayor, curiosamente también se llamaba cómo yo, Pilar; coincidí con ella muchas veces en el autobús, cuando ambas íbamos a servir en una casa en la misma calle de una urbanización.
Siempre tengo costumbre de entablar conversación con quienes coincido en una parada de autobús, más si además coincidimos varias veces durante la semana, así que hablamos un poco de todo: de la vida, de los hijos, de los pueblos, tradiciones y por supuesto de recetas.
Era de uno de estos pueblos donde se lleva celebrando el día de Santa Águeda desde la antigüedad, aunque con algunas diferencias entre las tradiciones de “antes de la guerra” a las de la actualidad.
La señora Pilar era de un pequeño pueblo del bajo Aragón, de la provincia de Teruel, hoy muy conocido por sus famosos melocotones: Calanda y porque ahí nació Luis Buñuel.
Fue ella la que me contó que han cambiado mucho las tradiciones en muchas fiestas de pueblo, en su juventud, el día de Santa Águeda solo lo celebraban las mujeres mayores viudas junto a las recién casadas en el año anterior, pero que cada vez iban menos mujeres pues cómo ella misma, recién casadas se marchaban a vivir a otros lugares, lejos de su pueblo. Ella se vino recién casada a vivir a Móstoles, y allí se quedó toda su vida.
Me llamó mucho la atención de que usara dulce de manzana, así que lo hice nada más darme la receta de los dos. 
Ummmm, que cosa más rica; más rápida que el membrillo y con una textura cómo de carne de membrillo, con un dulzor justo, para empezar y no parar. 
Todo ésto unido en esta receta, ya puro pecado de dioses: textura de rosquilla con sabor a tarta de manzana.... No me he podido resistir desde entonces. Cuando tengo antojo de algo rápido, busco por la despensa los botes de dulce de manzana que suelo hacer cada invierno y hasta me lo como a cucharadas, ummmmmm.

Como hoy es 5 de Febrero, receta dedicada a todas estas mujeres que se tuvieron que ir de sus pueblos en su juventud siguiendo a sus maridos y por supuesto a todas las mujeres que han sufrido un cáncer de pecho, mandarles desde aquí mucha esperanza y fuerza.

Bolas de Manzana para Santa Águeda.
Ingredientes:
Dos huevos medianos.
Un vaso mediano de leche (yo 150ml).
150g de dulce casero de manzana*
Dos papelitos dobles de gaseosas o un sobre de levadura química.
Una cucharada de canela molida.
Harina de repostería, la necesaria para conseguir una textura como de una besamel, o de masa de bizcocho.
Azúcar con canela molida para rebozar una vez fritas.
Ya veis, ingredientes sencillos que tenemos todos en casa.


*Primero tenemos que hacer el dulce de manzana si no lo tenemos hecho con antelación, ya que se usa frío:
Descorazonar y partir las manzanas en rodajitas finas, así cuesta mucho menos cocerlas. 

Yo le suelo dejar la piel pero muy bien lavadas.
Se echa por encima unas 4-5 cucharadas de azúcar (muchísimo menos que si hiciéramos dulce de membrillo porque la manzana ya es dulce de por sí) para aproximadamente un kilo de manzanas y el zumo de medio limón grande. 
Remover bien y dejar descansar unos 5 minutos, va soltando líquido.

Poner a fuego medio removiendo cada poco para evitar que se pegue, hasta que esté prácticamente desecha toda la manzana, dependiendo de la variedad de manzana elegida y de lo duras que estén, tardará entre 15/20 minutos.
Yo suelo poner el resultado sobre un colador grande encima de otra olla, para eliminar un poco del líquido resultante antes de triturar, "el líquido no lo tiro", suelo dejar para endulzar un bizcocho.
Triturar y poner de nuevo unos minutos al fuego lento hasta que coja más consistencia.  
Si queréis podéis añadir más azúcar, yo nunca se lo echo porque me gusta que sepa a manzana, no a mermelada.
Guardar en caliente en recipientes hasta que cuaje, para usar igual que el dulce de membrillo. 
Va ideal para acompañar tanto carnes, pimientos asados o para tomar en tostadas con un poco de queso fresco.
Como ésto se elabora igual que el dulce de membrillo, os dejo aquí el enlace de cómo lo hago yo para explicar mejor el paso a paso y no repetirme con tantas fotos: https://lasdeliciasdepilar.blogspot.com/2012/12/dulce-de-membrillo-rapido.html


Comenzamos:
Batir bien los huevos.
Añadir el dulce casero de manzana, deshacer con ayuda del tenedor.

Echar la leche y la canela y seguir removiendo.

Vamos añadiendo harina a cucharadas hasta conseguir la textura que buscamos, para poder coger con una cuchara.


Añadir ahora los sobre dobles de gaseosas y remover enérgicamente, ya que en cuanto se unen con el líquido, empieza a hacer efervescencia, lo vais a notar enseguida porque se vuelve mas denso y lleno de burbujas.

Tapar con un paño limpio y poner a calentar en una cazuela grande o sartén honda un litro de aceite, yo suelo usar de oliva suave.


Una vez caliente, remover la mezcla anterior y vamos cogiendo cucharadas de masa, que echamos con cuidado en el aceite caliente para hacer los buñuelos.

Son muy fáciles de hacer, normalmente ellos solos dan la vuelta cuando se fríen por un lado, no obstante, girarlos cada poco con un tenedor y sacarlos sobre papel una vez los veáis dorados.


Recortar con una tijera los hilos de masa que pueden afear las bolas, pasarlas por azúcar con canela antes de que enfríen y dejarlas enfriar antes de comer.




Si sois capaces de resistir, yo no puedo, tengo que probarlos en cuanto templan, de lo ricos que son, jejejeje.


Ya veis que con pocos ingredientes salen muchas bolas.


Me gustaría dedicársela con todo mi cariño a mis familiares, tanto a la familia Calleja cómo a la familia Balsera; que hemos pasado unos días de pena y tristeza junt@s, pues se nos han ido con pocas horas de diferencia dos seres muy queridos en mis dos familias. 
Mi primo hermano Jose María, de mi edad, con el que compartí muchas horas en el pueblo; y mi tan nombrada tía Pili, la hermana pequeña de mi madre, que tanto me enseñó en la cocina.
Dios os guarde a su lado.
Gracias.