jueves, 10 de diciembre de 2015

Bizcocho de Navidad “sin lactosa” para el reto BBSS.



Bizcocho de Navidad “sin lactosa” para el reto BBSS.


¿Quién dice que en navidad no se pueden hacer recetas sencillas?


Cuando estamos un poco cansad@s de tanto dulce navideño, anunciado por todos sitios hasta la saciedad y preferimos algo más sencillo, más tradicional, no hay nada mejor que un bizcocho casero.



Hoy os voy a enseñar un bizcocho ideal para esas tardes de merienda en familia o para un buen desayuno.



Además de ser un bizcocho suave, es bastante económico pues no lleva ingredientes caros y son ideales para regalar a familiares cuando vamos de visita en Navidad.



Éste en concreto está especialmente pensado para esas personas que o bien no quieren usar mantequilla o son intolerantes a la lactosa, haciendo este bizcocho suave y muy digestivo.




Con esta deliciosa receta colaboro con el reto BBSS de mi amiga Marisa, del blog Thermofan, donde nos pide recetas Buenas, Baratas, Sencillas y Sanas.


El lema de este 7º reto es: El reto BBSS se viste de navidad.




Se recogerán recetas ideales para estas fechas, pero que también se pueden hacer en cualquier ocasión.


Tenéis desde el 25 de Octubre hasta el 15 de Diciembre para colaborar.


¿Qué aún no conocéis este reto? Entrar AQUÍ y veréis cómo y por qué las inquietudes de una maestra jubilada, preocupada por las dificultades de muchísimas familias en estos años de crisis, crearon un reto donde no se consiguen premios, sólo la satisfacción de ayudar a que cualquier persona y que con muy poco dinero, pueda elaborar buenas y sanas recetas ideales para cualquier ocasión.



-     *Muchas familias no tienen casa, muchas más están prácticamente rozando la pobreza y con este reto queremos dar la oportunidad de comer sano y nutritivo, intentar paliar las deficiencias alimenticias de muchísim@s niñ@s, que son l@s que más lo están sufriendo.



Ir al blog de Marisa y colaborar, podréis encontrar muchas ideas para hacer en estas fiestas, ya hay muchas recetas deliciosas en este reto y en los otros anteriores, no dejéis de visitarlos y detrás de cada receta y de cada blog, una persona generosa.



Hay unas “pequeñas normas” para poder colaborar. 


No es difícil, no tienes que hacerte seguidor@ de ningún blog o página, aunque estoy segura de que cuando conozcáis la cocina y la gran persona que hay detrás de este reto os vais a quedar con Marisa, es una gran cocinera y muy generosa.



Una condición muy importante es que las recetas sean elaboradas con ingredientes que se pueden conseguir con facilidad en cualquier sitio, que se elaboren con ingredientes sanos, sin excesivas grasas o azúcar, intentar que no sean muy complicadas y a ser posible accesibles a cualquier bolsillo.



Yo, como bien sabe Marisa soy muy de hacer recetas así a diario, sin muchas grasas y con poco azúcar, intentando comer más sano.



Otro lema de mi cocina es intentar explicar cada paso para que sea sencillo y simplificar el tiempo en la cocina, así cualquiera puede hacer en casa un postre sano, incluso doy trucos para economizar el gasto de luz “tan caro hoy en día” haciendo varias recetas a la vez, aprovechando el calor del horno.




Hoy os enseño un bizcocho clásico de vainilla, que apetece tomar junto a un buen tazón de leche o chocolate y que a l@s niñ@s les encanta.



OPCIONES: Si en vez de poner vainilla os gusta más un bizcocho de limón o naranja, sólo tendréis que cambiar la esencia de vainilla por ralladura y zumo del cítrico que más os guste; 

También esta receta admite frutas escarchadas, pasas, orejones, ciruelas, naranja confitada, todo en trocitos pequeños mezclado en la masa, incluso pepitas de chocolate, cada cual que use lo que tenga más a mano. 




OS ANIMO A QUE PROBÉIS TODAS LAS OPCIONES QUE OS DOY, ESTOY CONVENCIDA DE QUE OS VAN A ENCANTAR.



EN NAVIDAD, si lo envolvéis con un bonito papel celofán de color y un gran lazo, se puede llevar como regalo a casa de familiares, veréis la cara de sorpresa al recibirlo y como lo agradecen, será un regalo diferente que no olvidarán.



Además, l@s niñ@s os pueden ayudar en la cocina, pesando ellos los ingredientes y tamizando la harina, engrasando ellos el molde, etc. 
Una forma divertida de pasar estas tardes frías y oscuras de invierno y luego que lo adornen y envuelvan ell@s, veréis lo orgullosos que se ponen.




Yo lo he dejado así “sin adornar” ya que una vez se ha enfriado, lo hemos tomado de merienda con unos amigos que han pasado a saludarnos.



Pero lo podéis adornar con un poco de azúcar glas, un glaseado de limón o cubrir con chocolate, eso al gusto de cada un@.




He usado un molde tipo cake, pero podéis usar el que tengáis en casa, redondo de 22cm o cuadrado de 20x20, incluso moldes de aluminio de esos que venden de un solo uso para comidas preparadas y que son muy baratos en cualquier supermercado, vienen dos por poco más de 2€ y los podéis regalar en ellos.



Personalmente prefiero hacer un regalo de estas características a una planta, caja de bombones o botella de cava.



INGREDIENTES para un bizcocho de 8 personas:


3 Huevos grandes*

150g de Azúcar*

180g de Harina de todo uso.

1 cucharadita de Esencia de vainilla

150ml de Aceite de girasol o de oliva suave

1 cucharadita de Levadura en polvo

1 pizca de sal



  *sólo tenía dos huevos, así que voy a usar un sustituto para compensar el huevo que me falta: una cucharada de maicena “agente ligante y espesante” junto a 45ml de agua templada, que es el líquido necesario para compensar el tamaño de un huevo grande.

*También podéis sustituirlo por 55g de fruta triturada, ya sea manzana, pera o plátano.

- Es algo que aprendí hace años y que da muy buen resultado en casos como éste que faltan huevos para elaborar la receta y que queda muy bueno y jugoso.





  *Como todos sabéis, NO me gustan los postres muy dulces y menos aún si se lo van a comer niñ@s, siempre suelo quitar una tercera parte del total de azúcar y he usado sólo 100g, al usar vainilla ya queda bien aromático y no se nota la falta de azúcar = un postre más sano.



También se puede hacer con edulcorante apto para cocinar, el equivalente a los 150g del azúcar.



Molde forrado de papel o engrasado y enharinado.


Horno precalentado a 180º calor arriba y abajo “sin aire”



Empezamos pesando cada ingrediente y engrasando con un poco de aceite y una servilleta el molde.



Lo espolvoreamos ligeramente con harina, sacudiendo el exceso.



Me gusta tamizar la harina junto al azúcar, la sal y la levadura, así elimino los posibles grumos a la vez que se mezclan bien los ingredientes.



Poner en un cuenco el agua templada y añadir la maicena y la esencia de vainilla. 



Mezclar hasta diluir completamente la maicena.


Batir los huevos y echar poco a poco el aceite. Si hacéis como yo: juntar también con la mezcla de maicena.





Cuando esté todo bien integrado, echar encima de la mezcla de harina, levadura y azúcar.




Hacerlo poco a poco para que quede todo bien mezclado (yo en este paso también me gusta colarlo, eliminando así cualquier grumo o impureza que se haya podido crear de los huevos).



Remover hasta conseguir una masa densa pero ligera.



Echar en el molde y meter en el centro del horno durante 30-35 minutos, no abrir la puerta del mismo hasta ese tiempo para que no se baje.


Comprobar con un palillo que está bien cocido en el centro. Si no sale totalmente seco, dejar otros 3-5 minutos más hasta que esté hecho.



Dejaremos 10 minutos sobre una rejilla para que pierda temperatura.



Sacar del molde y dejar sobre la rejilla hasta enfriar totalmente.



UMMMMMMM COMO HUELE.



Poner sobre bandeja y adornar.


Podéis espolvorear con azúcar glas, cacao en polvo o un glaseado de limón, eso al gusto.





Es un bizcocho suave, esponjoso y muy aromático.



DELICIOSO, OS LO GARANTIZO.



Venga, sentaros que os voy sirviendo una buena ración.

VEREIS AQUÍ OTRO CON FRUTAS ESCARCHADAS, NARANJA CONFITADA Y NUECES QUE TAMBIÉN HICE EL MISMO DÍA, ÉSTE PARA DESAYUNAR Y QUE RICO ESTABA.......


 TODO BIEN PICADITO Y AÑADIR EN LA MASA
 ASÍ QUEDÓ
 


BUEN PROVECHO.

lunes, 5 de octubre de 2015

Muffins de chocolate negro con pepitas de chocolate



Muffins especiados de chocolate negro con pepitas de chocolate


Verdaderamente esto es increíble “puro pecado”.


A quien no le guste el chocolate que pase de largo.



Ahora que si sois como yo amantes del chocolate fuerte, cuanto más negro mejor, no vais a parar de babearrrrrr. 


De lo único que me arrepiento de esta receta es de haber hecho tan pocos.


Era imposible mirar mientras se enfriaban y no tentarse.


Dejaban un olor tanto en la cocina como en el salón que embriagaba (suelo poner los dulces encima de la mesa del salón a enfriar, no es por nada especial, es donde mejor cabe las rejillas y no molestan mientras limpio y recojo la cocina, pero corro el riesgo de que cuando vuelva para sacar las fotos me encuentre con el sitio, y el caso es que pregunto y nadie ha sido…..jejejejejejeje)




Son unos pasteles muy densos, con uno solo te aseguro que quedas totalmente satisfech@.


Tienen un sabor intenso a chocolate negro, 
un aroma de las especias que te atrapará 
y si esto fuera poco tienen pepitas de chocolate.



Esta receta que hoy os traigo es CREACCION PROPIA, 

no la vais a encontrar igual en ningún sitio ya que la saqué mezclando varias recetas diferentes hasta encontrar la textura y sabor que fuera lo que buscaba.




La cosa de buscar estos muffins nació así:

Hace ya 5 años, un día de los enamorados fuimos a cenar en un pequeño restaurante italiano muy cerca de aquí donde vivo.


El trato fue horrible: nos sentaron en el paso a los baños y la cocina, el camarero “que no era italiano, a no ser que este italiano hubiese nacido en otro continente” nos atendió de mala gana.


Entiendo que estaba a rebosar, todo lleno y que eran ya más de las 9’30 de la noche de un domingo, pero mejor hubiera sido que nos dijera que no, que estaba lleno y que tenían ganas de cerrar, a el trato que nos dieron. 


Y no digamos de la comida: fuimos recomendados porque según “me dijeron” hacían pasta y salsas casera y carne de muy buena calidad, Ufff SIN COMENTARIOS…... DE HECHO EN  POCO TIEMPO CERRARON.


Quien me manda a mí salir ese día, si yo quiero a mi marido todos los días del año y no necesito este día para demostrárselo.



Pero se empeñó mi marido ya que yo le había preparado una buena comida y una tarta y en fin, una anécdota más a sumar a lo vivido.




Lo único bueno “de esa cena” fue el postre: nos sirvieron un tiramisú que quitaba el hipo y unos muffins como estos que estaban tan ricos que hicieron casi que me olvidara de lo sucedido.




Estaba yo de un humor “como os podéis imaginar” como para preguntar por el cocinero y hablar sobre este dulce, me supongo que los llevarían de alguna pastelería, no me creo yo que el cocinero se dignara en entretenerse en hacerlos.



Fue en el primer lugar donde los oí nombrar como muffins y los vi servidos en esos típicos papeles.



*Siempre pensé que los muffins eran una especie de torta inglesa hecha como las tortitas y que tomaban con mantequilla y mermelada a la hora del té, o por lo menos asi me los habian servido y no como esto que eran más parecido a unas magdalenas algo más densas, así que me puse manos a la obra y empecé a buscar información sobre ellos.



Lo primero que me llamó la atención es el desconocimiento que YO tenía sobre este dulce. 

A mí me sacan de nuestros queridos dulces tradicionales y estoy un poco perdida.



Aparte de que hay diferencia entre los ingredientes, también en la forma de elaborarlos son distintos:


Nuestras tradicionales magdalenas suelen estar elaboradas con buen aceite o mantequilla, rara vez se le añade leche, de aroma se suele usar ralladura de limón o naranja o poco más, se baten muy bien los huevos juntos o separados, consiguiendo así una masa suave y esponjosa sin necesidad de poner mucha levadura, al hornearse nos deja una masa alveolada y con muy buen copete y aceptan bastante azúcar.


Los muffins son otra cosa: los he encontrado dulces y salados; 
es una masa más densa y pesada, no es necesario batir mucho, con sólo mezclar bien los ingredientes vale, 
se le echa leche o nata y aceite o mantequilla y se pueden aromatizar con muchas cosas distintas; 

también llevan bastante gasificante ya que la masa es más pesada y necesitan “ayuda” para subir, se les puede poner frutas o frutos secos, Bacon, cebolla, morcilla, etc…



Miles de combinaciones distintas, o como en este caso mucho chocolate, no son muy dulces y quedan más bien planos, con poco copete y masa jugosa y densa, poco alveolada y poco esponjosa.




- Aprendidas las diferencias, MERECE LA PENA RECALCAR QUE ALGUNAS DE LAS RECETAS DE MAGDALENAS QUE HAY PUBLICADAS EN ESTE BLOG SE PODRÍAN PERFECTAMENTE LLAMAR MUFFINS.



Llega el momento y empezamos a buscar.  
  

Para encontrar lo que probé aquella noche, hice varios intentos pero desistí ya que se asemejaban a esos que recordaba pero eran diferentes, unos más suaves, otros más ligeros, otros más dulces, otros menos especiados, etc…



*Para quien no me conozca mucho o llegue nuev@ a mi blog tiene que saber que me gusta mucho experimentar en la repostería y a tozuda no hay quien me gane, jejejeje.



- Cuando leo en algun libro de cocina o publicáis una receta de magdalena me las apunto todas, 
me pasa lo mismo con las rosquillas y si encima son con chocolate, ummmm ya estoy perdida, ME LAS APUNTO TODASSSS.



Hace ya algún tiempo, Choni Anastasio del grupo de Facebook de Cocina Compartida nos trajo unos muffins que con sólo mirarlos me enamoraron. 


Esa misma semana los probé y aunque no eran exactamente lo que buscaba se le pareció muchísimo.


Lástima que esas fotos se perdieran con el antiguo ordenador porque me quedaron Rebonitos y en esos usé los clásicos papeles donde se presentan y me quedaron grandes y preciosos.


Si queréis ver los suyos que están buenísimos ir a su blog AQUÍ, ésta y todas las recetas de Choni os van a encantar, os lo prometo, ADEMÁS ES UNA PERSONA ENCANTADORA, YO LE TENGO MUCHO APRECIO, SOMOS MUY PARECIDAS Y TENEMOS MUCHAS COSAS EN COMÚN, ELLA YA LO SABE. Muakkkkkkkkkk guapetona.




Se me pasó por un tiempo mi vena de investigar, ya tenía yo suficiente con buscar información de otros dulces tradicionales que ya habeis visto por el blog como para dedicar mucho mas a este dulce que encima nos viene de fuera...

Pero un día aparecen los muffins por todos lados, todos los sitios llenos de muffins a cual más apetecible:





Cristina del blog ALIMENTA, va y nos enseña un día los suyos “y de triple chocolate”, ummmmmm, ESA NOCHE NO PUDE DORMIR, JEJEJEJ HASTA SOÑÉ CON ELLOS. 


¿No conocéis a Criss? ir a ver los suyos, AQUÍ y tener cuidado, como seáis chocolate adictos os enganchará y no solo sus recetas, es una chica cariñosa, ella sabe que yo la tengo mucho cariño, muakkkkkkkk preciosa.


Los de triple chocolate los tengo muy en mi memoria, cualquier día me lio la manta a la cabeza y los preparo.


Una noche llega Encarna del grupo de Facebook Copia Cocina y nos enseñó unos espectaculares muffins de chocolate que acababa de hacer.


Cuando publicó la receta era sencilla y tenían una elaboración fácil así que no pude resistirme y esa misma noche probé a ver si se le parecían.


Otra vez me quedé con las ganas, aunque los suyos están buenísimos PERO DE VERDAD VERDAD BUENISIMOS, no era tampoco lo que recordaba.



Ya empecé a dudar de encontrar la receta de este postre, por primera vez me arrepentí de no haber contactado con aquel cocinero y si bien no me dijera su receta, quizás hubiera conseguido sonsacarle donde los compró, jejejeje.





Casi había tirado la toalla cuando hace poco de nuevo Encarna va y nos trae otros muffins distintos que tenían una pinta increíble, ya sí que no pude resistirme: 
-tenía que probar y probar hasta encontrar “el sabor que recordaba”.



Ya conocéis a Encarna. a, ¿qué aún quedan personas que no la conocen? 
pues ya estáis tardando, tiene unas manos en las masas que enamoran y es otro amor de persona, yo también la quiero mucho y estoy deseando de conocerla. Muakkkkkkkkk preciosa.



Si queréis ver los de Encarna pasaros por AQUÍ y por AQUÍ pero pasar también a ver el resto de recetas y sus otros blogs, recetas caseras pero deliciosas.



(PINCHANDO EN LOS ENLACES VAIS DIRECT@S A SUS RECETAS, NO OLVIDEIS HACERLO, RECOMENDACIÓN DIRECTA MÍA)






Esas cuatro recetas ya fueron el preludio de esta mía.



Hice varias mezclas de especias, en distintas proporciones hasta encontrar lo que recordaba.





Podéis hacerlos en los clásicos papeles de muffins o en los papelitos de magdalenas clásicos, da un poco lo mismo, eso sí, os recomiendo que los metáis en molde ya que sino la masa tiende a desparramarse a lo ancho en vez de subir)




OS AVISO DE QUE SI SOIS MÁS DE CHOCOLATE CON LECHE, CON PONER MENOS CACAO Y UN POCO MÁS DE AZÚCAR SOLUCIONADO.


Ingredientes para 12 muffins grandes o 18 medianos:



- 300g de harina repostería

- 70g cacao puro en polvo sin azúcar (yo uso Valor, es más intenso y deja un color oscuro que con otras marcas no vais a conseguir) aunque tambien se puede cambiar por chocolate negro de cobertura fundido.

- 250g azúcar moreno ( para diabetic@s se puede usar 100g de tagatosa)

- 1 cucharada de miel. No es por el dulzor, es un estabilizante natural = azúcar invertido< aquí informacion sobre este ingrediente. (Para diabetic@s una cucharada de sirope de arce o nada)

- 3 huevos medianos

Una pizca de sal

- 150ml aceite de girasol

- 180ml de buttermilk

- 1 cucharada de levadura química tipo royal + 1 cucharada de bicarbonato

- 1 cucharada de mezcla de especias*



       *Estas las tengo mezcladas en un tarro de cristal, listas para poner lo que precise la receta


MI MEZCLA ES: 1 parte de jengibre molido, 3 partes de  canela molida, 2 partes de nuez moscada y 1 parte de clavo molido. De aquí coger lo que pida la receta.



- Pepitas de chocolate negro.




Encendemos el horno a 200º arriba y abajo “sin aire”.





*Si no tenéis pepitas de chocolate os aconsejo hacerlas vosotr@s, siempre sabréis que proporción de chocolate llevan y garantizáis que no se deshagan al hornear.


No es la primera vez que uso de las compradas y algunas se han derretido completamente porque llevan una proporción muy grande de leche o manteca.


Así las hago yo: derrito al baño maría una tableta de chocolate negro, éste del 70% de cacao, sin añadir nada, muy muy despacio hasta que el chocolate se deshaga.


Meto en un biberón y preparo en una bandeja unas láminas de acetato, las compro en papelería, también se pueden hacer sobre papel de horno.



Con paciencia voy dejando pequeñas gotas, separadas entre sí, hasta gastar todo el chocolate.
SALEN MUCHIIISIMAS Y POR POCO DINERO.



Simplemente las dejo endurecer a temperatura ambiente dos horas, las despego con cuidado y las guardo en un tarro de cristal, en la parte menos fría del frigorífico hasta que las necesite.





Cómo hacer estos deliciosos muffins:


SIEMPRE ACONSEJO empezar preparándolo todo con antelación ya que esto nos va a facilitar el trabajo: 
-pesando cada cosa y separando bien todo, así reviso y no se me olvida nada.



1º-Hacemos el buttermilk casero
No merece la pena comprarlo, es dificil de encontrar y se caduca enseguida, es muy sencillo de hacer en el momento: ponemos la leche del tiempo en una jarra medidora y añadimos 1 cucharada de zumo de limón. 


Remover para mezclar bien y dejamos tranquilo hasta que se suelte el suero, 10 minutos es suficiente, parece que se corta la leche pero es así.



2º-Mezclamos en un bol los secos: harina, levadura, bicarbonato, especias y cacao puro. Yo tengo la manía de tamizarlo todo junto 3 veces, así estará bien mezclado.



3º-Mezclamos por otro lado los huevos, el azúcar y la pizca de sal, no es necesario batir mucho, sólo que se mezclen bien.



4º-A los huevos batidos añadimos la miel y poco a poco el aceite, removiendo para que se integren bien, queda cremoso.



Ahora preparamos los moldes y los papeles que usaremos en la bandeja.



Esta vez he usado como moldes de sujeción las flaneras de aluminio grandes desechables que se pueden comprar en cualquier supermercado por poco más de un euro
 y papel de magdalena o pirotines, 
pero si queréis podéis usar los clásicos papeles de muffins y ponerlos en esas bandejas especiales que se usan para hacer magdalenas, usar lo que tengáis en casa.



5º-Todo listo realizamos la última mezcla: los líquidos con los sólidos.


Vamos poniendo encima de los huevos 1 tercera parte de la mezcla de harina, removemos bien, echamos la mitad de la buttermilk y mezclamos bien hasta que se integre.



Ahora otro tercio de la harina y lo mismo, removemos y echamos el resto de buttermilk; mezclar bien.



Echamos la última parte de la harina y removemos enérgicamente hasta que todo esté bien unido.



Notareis enseguida que esponja, es una masa densa y nota que empieza enseguida a gasificar el bicarbonato gracias al buttermilk *Es por esto por lo que recomiendo tener todo listo antes de empezar con la mezcla.





Llenamos nuestros moldes poco más de la mitad, como mucho ¾ ya que suben; yo suelo ayudarme poniendo la masa en una manga desechable sin boquilla, pero podéis hacerlo con una cuchara o cucharón.





Añadimos por encima de cada muffins un puñado de las pepitas de chocolate.



Meter en el centro del horno y “sin aire o se resecarían mucho”
NO OLVIDAR bajar el horno a 180º hasta que estén cocidos.



Tardan aproximadamente 18 minutos, todo depende de los moldes elegidos: cuantos más pequeños los moldes, menos tiempo necesitan, pero no menos de 15 minutos.




Pinchamos en el centro y si comprobamos que el palillo sale limpio quitamos enseguida del calor.




Dejamos un rato reposar antes de sacar de los moldes pues aún están tiernos y se podrían romper, los colocamos en rejilla para que se enfríen.


¿veis lo grandes que son?



En este punto es difícil resistirse al aroma que sueltan.



No sabría deciros cuanto tiempo duran perfectos, me imagino que bastante pues llevan miel que ayuda a conservar la jugosidad.




En mi casa no han durado más de un día, jejejejeje.







Si os animáis no dudéis en venir a contarme lo que os ha parecido ya que es una receta de creación propia, mezcla de varias y con mi toque personal, enseñarme vuestras fotos que pondré aquí junto a la receta original.



Besitos y gracias por pasaros a verlos. MUAKKKKKK.