Seguidores

domingo, 26 de julio de 2015

BORRACHITOS EXTREMEÑOS




BORRACHITOS EXTREMEÑOS



Otro gran dulce antiguo y de sartén, que como bien sabéis son los que más me gustan y son este tipo de recetas las que me impulsaron a crear este blog, para que las recetas "nuestras recetas" no se olviden.

Antes de nada MUCHAS GRACIAS a tod@s por preocuparos por mí, durante todo este tiempo que no publico he recibido muchos mensajes y llamadas. Gracias Amig@s.



Uno de los principales motivos de “mi ausencia de recetas” no sólo es la tristeza de haber perdido a mi madre, es el no tener ordenador, desde el móvil no puedo hacerlo y tampoco editar mis fotos, recortarlas y ponerle mi marca de agua, así que no me ha quedado más remedio que tenerlo parado, no obstante voy poco a poco visitando vuestras publicaciones que no me gustaría perderme vuestras delicias. 

Gracias tambien a quienes pese a mi ausencia has seguido compartiendo sus recetas en mi grupo de facebook, tanto yo como mis amig@s os lo agradecemos.


Esta receta estaba preparada desde el año pasado pero las fotos se perdieron junto a otras en el otro ordenador, así que las he repetido de nuevo.

Todos sabéis mi predilección por las recetas de dulces tradicionales y si encima son dulces de sartén ya me pierden.


En etiquetas podreis visitar todas las que tengo publicadas, son unas cuantas y a cual más rica, las encontrareis en dulces de sarten y antiguas.



No me cansaré de repetir lo que me gustan las recetas que hacían nuestras abuelas, con pocos ingredientes, lo que se tenía por casa y aun así hacían delicias como estas.


Son unos dulces de bocado, muy parecidos a los clásicos pestiños aunque como muchas recetas, ligeramente diferentes, incluso aun siendo los mismos ingredientes, en cada comarca se denominan diferente.


Yo siempre he escuchado “en mi tierra” que se les llaman borrachitos porque llevan vino y los pestiños llevan especias, pero la masa es muy parecida.


Es una receta que hacía con mi madre, ella la aprendió de la suya y así hasta perderse en la memoria, así que con vuestro permiso: VA POR TI MADRE, QUE DESDE EL CIELO LOS DISFRUTES CONMIGO, TE QUIERO Y TE ECHO DE MENOS. ESPERO ESTES JUNTO MI PADRE Y DISFRUTEIS JUNTOS DEL PARAISO.


Mi madre los hacía muy a menudo sin ser fiesta especial, simplemente cuando le apetecían ya que es fácil y rápido y encima cunden mucho, así que en poco más de 40 minutos nos tenía preparado un rico dulce para las meriendas o desayunos de días festivos y por poco dinero.





Espero que os animéis a probarlos, personalmente prefiero estos dulces a tartas y pasteles.



Ingredientes:

Como medida usaremos un vaso tamaño agua, cada cual que elija el tamaño que tenga, cuanto más grande el vaso, más cantidad de masa obtendréis.

El que yo he usado es de 200ml.

1 vaso de vino blanco (yo suelo usar vino de cocinar y me gusta el verdejo o un rueda suave)

1 vaso de aceite de oliva suave

-Aproximadamente 3 vasos de harina común o de fuerza, el que tengais

Dos cucharadas colmadas de anís en grano (matalahúga)

½ copita de anís líquido (cazalla, aguardiente anisado) unos 50ml.

Para pasar: mezcla de azúcar con una cucharada de canela en polvo o solo azucar si no os gusta la canela.


Aceite suave o de girasol abundante para freír.

Nunca los he visto pasados por agua miel como los pestiños pero si os gusta podéis probar, son delicados y algo quebradizos, así que quizás se os rompan, por eso siempre se hacen pasados por azúcar.


También descubriréis que en la masa no lleva azúcar, el anís líquido ya le aporta dulzor suficiente y como luego van pasados por azúcar, serían demasiado dulces.


- Para simplificar, jejjeje las medidas son aproximadas, si la harina es muy seca necesitareis un poco menos y si es muy húmeda necesitareis un poco más.
La masa tiene que ser como la de pan o la de pizza, suave pero que se pueda estirar sin romper.





Como hacer:

Ponemos en una cazuela el aceite, el vino y el anís tanto líquido como en grano.



Lo llevamos a hervir a fuego medio.

Cuando rompa a hervir lo retiramos del fuego.


Ponemos en un bol la harina, reservando medio vaso para luego el amasado.

Echamos los líquidos en caliente en el centro de la harina, así la escaldamos y luego se hincharán más al freír.
- Personalmente me gusta dejar el anís en grano en la masa, si no os gusta encontrarlo al comer, podéis colar antes de añadir.


Remover al principio con lengua de goma o cuchara de palo, tener cuidado que está caliente.



Cuando veamos que se ha humedecido bien toda la harina, podéis echar la masa en la encimera, espolvorear un poco de la harina reservada.





No es una masa difícil de trabajar, tampoco se pega a la encimera, así que simplemente amasáis hasta que notéis que la masa está suave, añadir el resto de harina y amasar hasta que esté integrada.





Metemos de nuevo en el bol y cubrimos para que no se reseque con un paño limpio o film transparente.

Dejamos reposar 30 minutos para que pierda elasticidad, incluso si la metéis en el frigorífico aguanta perfecta 24 horas.



Poner aceite suave de oliva o de girasol a calentar, tiene que ser un perol o sartén honda ya que crecen al freír.


Preparamos una bandeja con bastante papel de cocina para que escurran una vez fritos y eliminen el aceite que tengan.


Cogemos pequeñas porciones de masa, como una pelota de tenis y la estiramos fina, de unos 2-3mm de grosor.


Cortamos con un cuchillo pequeños cuadrados, como de 4x4cm. 


No es una medida exacta, unos saldrán más grandes que otros.


Simplemente juntamos dos esquinas encontradas como os muestro en las fotos y apretamos bien para que se peguen.


Cuando tengamos unos cuantos los echamos a la sartén con el aceite caliente pero OJO, SUAVE, que si no se fríen y doran muy rápido y se quedan crudos por dentro. 

Siempre recomiendo hacer una prueba con uno, en cuanto lo noteis dorado le dais la vuelta y cuando se dore por el otro lado, deveria tardar menos de un minuto por cada lado, sacar y bajar un nº el fuego, asi el aceite estará en su punto (mi vitro es hasta el 9 y yo el primero lo frío en el 7 y luego lo bajo al 6).





Yo no suelo poner muchos de golpe, crecen un poco y notareis que se hinchan y les salen pompas de aire, es así.


uno antes de freir y otro recien hecho, ya veis lo que crecen.



Cuando estén dorados los sacamos escurriendo bien el aceite, echamos sobre papel absorbente y seguimos friendo otra tanda.



Cuando notéis que ya no sueltan aceite pasar con cuidado pues está caliente por el azúcar mezclado con la canela y ponemos en bandeja hasta que se enfríen.





Ya veis cuantos han salido.



Ahora un consejo: ATAROS LAS MANOS PUES VA A SER CASI IMPOSIBLE RESISTIRSE AL OLOR QUE TIENEN.



Animaros, os van a encantar.

Gracias por venir a visitarme y vuestros comentarios.

Espero poco a poco volver con mis recetas y consejos.
Podeis seguir visitandome tanto en mi página como en mi grupo de facebook, por allí me es más facil compartir.


Un fuertiiiisimo abrazo.